recetas
UNIVERSIDAD TECNICA FEDERICO SANTA MARIA | 2011

“Chile nunca había tenido 25 años en los que hubiera progreso para todos”

En el marco de la celebración de los 15 años de Ingeniería Comercial de la Universidad Santa María, José de Gregorio, presidente del Banco Central, expuso a los estudiantes la política monetaria del organismo frente a la crisis internacional actual.

“Chile nunca había tenido 25 años en los que hubiera progreso para todos”
Comunicado de prensa

“Chile nunca había tenido 25 años en los que hubiera progreso para todos”

El Departamento de Industrias de la Universidad Santa María está conmemorando los 15 años de la carrera de Ingeniería Comercial, celebración que enmarcó la visita del presidente del Banco Central, José de Gregorio, quien dictó una charla para estudiantes y académicos en dependencias del Plantel.

La autoridad expuso en la ocasión sobre la política monetaria del organismo que lidera, teniendo en cuenta en forma especial la coyuntura mundial actual, marcada por una profunda crisis de los gigantes de la economía del orbe, EE.UU. y Europa.

“En 2010 esperábamos crecer sobre el 6%,

pero el terremoto afectó toda nuestra actividad económica”, planteó. “Sin embargo, este año estamos recuperándonos y esperamos crecer alrededor de esa cifra”.

Pese a su estabilidad financiera e inflacionaria y al en general buen funcionamiento de sus instituciones en la materia, Chile no es completamente inmune para De Gregorio ante el actual panorama. “Hoy somos un país más pobre relativamente hablando, pues en medio del escenario mundial, el cobre está un poco más depreciado y las materias primas han subido su costo”, señaló. “Esperábamos en todo caso que el crecimiento se atenuara, al igual que la inflación, con o sin crisis”.

De Gregorio mencionó además que se vive actualmente una “relajación monetaria”, pues las tasas de interés han estado cayendo producto de toda la situación general. “Pero en lo general, nuestra situación es positiva: fiscalmente no le debemos un peso a nadie, no tenemos deudas, el precio del cobre sigue siendo alto pese a todo y tenemos superávit fiscal desde hace años”.

Agregó además que “los últimos 25 años han sido únicos en nuestra historia: nunca antes Chile había tenido una situación de progreso para todos”. Esto, pese a la desigualdad aún existente, que él mismo reconoció. “Hay que buscar formas, pasar del diagnóstico a la solución, pero pese a la inequidad, todos han aumentado sus ingresos: lo que hay que resolver es esa diferencia entre los extremos”.

De Gregorio también destacó el modus operandis del Banco Central: mantener a raya la inflación pensando en dos años plazo. “Si tomamos medidas inmediatas, los costos son también inmediatos, por eso optamos por crecer en forma más gradual, pero con efectos negativos menos violentos. Esto demuestra que no sólo nos preocupamos de la inflación, sino también del desempleo, en forma implícita”.

La gran crisis mundial

De Gregorio también analizó en la oportunidad la delicada situación de las potencias económicas. “La crisis del 2008 aún no termina, porque EE.UU. aún no se recupera”, dictaminó, haciendo

eco del desfavorable momento que pasa ese país, que a su juicio cayó en el pozo por “un buen propósito: que todos pudieran comprar una casa”. La crisis inmobiliaria se provocó cuando la banca empezó a dar créditos desmesurados y las viviendas luego se devaluaron. “Y allá el único colateral es la casa: acá cuando no puedes pagar la deuda, piden el auto, la cama y pasas a DICOM. Es más ordenado”, comparó con simpatía.

La economía en freno de EE.UU, que casi no tiene inversión ni consumo interno, tiene al dólar devaluado y se suma a la crisis europea, provocada por Grecia, que entró al euro “falseando datos”. El problema es que la crisis está permeando a toda Europa, “porque este es un problema de confianza: si ya no crees en los bancos ni en el fisco, no pagas deudas y eso es grave”, expresó. Su receta es salvar Grecia, los bancos y, especialmente, definir pronto un cortafuegos para que la situación de ese país no siga contaminando al resto. “Italia y España hoy están pagando tasas porcentuales de

cuatro puntos, igual que un país latinoamericano”, relacionó.

Y el gran “pero” para resolver todo, es la falta de un organismo fiscal unitario. “Un fondo común podría ser la solución, pero implementarlo es además de lento y complejo, ilegal para muchos”, explicó, vaticinando que el Viejo Continente seguirá dando tumbos por meses.

¿Y las economías emergentes como China? “China hoy es para Chile más importante que EE.UU.”, sentenció, “pero hay que ver cómo sigue creciendo. Con China tambaleando, el panorama mundial podría oscurecerse mucho más”.


Fuente: UNIVERSIDAD TECNICA FEDERICO SANTA MARIA / Comunicaciones - 14/10/2011