Recetas Jueves, 18 de Octubre del 2018

  Lo último en el mundo

  • Facebook devela su sala situacional para luchar contra la manipulación electoral.
  • Robots utilitarios a gogó en Japón
  • Las papas fritas, las nuevas víctimas de la sequía estival en Francia
  • Los bancos españoles caían en bolsa tras una decisión desfavorable de la justicia
  • Bruselas pide "aclaraciones" a Italia sobre su presupuesto para 2019

ir a noticias

Sopa de Ajo

La sopa de ajo es un tipo de sopa típicamente castellana, su sencillez admite muchas variaciones, todas ellas personalizando su sabor característico.

Sopa de Ajo
Sopa de Ajo

Ingredientes:

Dificultas/Fácil

Para 4 personas

12 dientes de ajo
1 hueso de jamón
200gr de pan del día anterior
6 lonchas de jamón serrano
2 huevos
4 c.s. (cucharas soperas) de aceite de oliva
1C.P. (cuchara de postre) pimentón dulce
1l y 1/2 de consomé o 1l y 1/2 de agua con 2 pastillas de caldo concentrado
Sal
Pimienta negra
2 rodajas de queso rulo de cabra


Preparación:

En una cazuela con el aceite ponemos 4 lonchas de jamón picadas y 2 enteras,(para la guarnición) junto con los ajos  cortamos a laminas y los doramos.

Retiramos las dos lonchas de jamón enteras y las reservamos, añadimos el pan cortado fino y lo rehogamos.

Introducimos el pimentón, el caldo, el hueso de Jamón y dejamos cocer a fuego medio durante 30 minutos, removiendo para deshacer el pan y para que no se nos agarre en el fondo de la cazuela

Batimos los huevos y los agregamos a la sopa removiéndola con unas varillas, rectificamos de sal y pimienta.

Podemos servir la sopa en cazuela de barro o en plato con un trozo del jamón crujiente pinchado en el queso y puesto encima de la misma.


Origen de lo ajos
 
El origen del ajo parece remontarse a los países de Asia Central, desde donde una de sus variedades endémicas, Allium longicuspic, se propagó hacia el Mar Mediterráneo. Los primeros vestigios que se conservan de la utilización del ajo para el consumo o como medicina natural se remontan al tercer milenio a.C., en la India y el Antiguo Egipto.


Usos medicinales
 
Usos aprobados por la Comisión E del Ministerio de Sanidad alemán:410

 Arteriosclerosis, hiperlipidemias e hipertensión arterial.
 
Tradicionalmente se ha utilizado en casos de bronquitis, aerofagia, dispepsias, espasmos abdominales, amenorrea, diabetes. Típicamente se ha utilizado para el tratamiento de callos, verrugas, otitis, artritis, artralgias, neuralgias o ciática. También se utiliza como condimento alimentario. Curiosamente los egipcios ya lo utilizaban como un remedio para los dolores y los griegos hacían comer un ajo crudo a los atletas antes de cada competición ya que lo consideraban como una fuente de fortaleza física. Asimismo, se utilizó contra la peste, y también durante las dos guerras mundiales para el tratamiento de heridas, del cólera o del tifus.