Recetas Miércoles, 17 de Octubre del 2018

  Lo último en el mundo

  • Jefa del FMI pospone un viaje que incluía una parada en Arabia Saudita.
  • España podría convertirse en el país con mayor esperanza de vida en 2040
  • Huracán Michael dejó al menos 30 muertos en su paso por Estados Unidos
  • Lanzan negociaciones comerciales de EEUU con UE, Japón y Reino Unido
  • "Mi mayor amenaza es la Fed", afirma Trump

ir a noticias

Huevos Fritos con Patatas y Beicon

Este plato a pesar de su mala fama por ser perjudicial para el colesterol, se viene consumiendo desde tiempos ancestrales, no se recomienda comerlo a diario, pero de vez en cuando se agradece un desayuno así.

Huevos Fritos con Patatas y Beicon
Huevos Fritos con Patatas y Beicon

Ingredientes:

Dificultad/Fácil

Para 1 persona

2 huevos
1 patata de freír,(de variedad agria por ejemplo)
4 tiras de beicon ahumado
Aceite de oliva
Sal


Preparación:

En un plato sopero o en un bol pequeño cascamos los dos huevos y los reservamos,(es importante que los huevos estén a temperatura ambiente al momento de freírlos, no recién sacados de la nevera).

Pelamos la patata, la cortamos a rodajas y a tiras de 1/2cm de ancho, las lavamos con agua para quitarles la fécula y las escurrimos,(de esta manera no se nos pegaran unas con otras al freírlas).

Ponemos una sartén con aceite a calentar a fuego medio, introduciendo la punta de una patata sabremos cuando tenemos la temperatura óptima para introducir el resto y comenzar a freírlas, dejamos que se doren un poco y con una espátula o espumadera las sacamos colocándolas en un plato con una servilleta de papel y las sazonamos.

En la misma sartén volvemos a calentar el aceite a fuego vivo, cuando comience a humear introducimos los huevos inclinando el plato o el bol y dejándolos deslizar, movemos un poco la sartén y bajamos el fuego. Con una cuchara cogemos un poco de aceite caliente y lo vertemos sobre las yemas para que tomen un tono blanco.

Con una espátula o espumadera sacamos los huevos, los emplatamos y los sazonamos.

Guardamos en un recipiente metálico el aceite sobrante.

Ponemos de nuevo la sartén a calentar, esta vez sin aceite, doramos las tiras de beicon por ambos lados y las emplatamos junto con los huevos añadiendo las patatas frítas.

 

Un poco de historia:
 
El consumo de huevos fritos está documentado desde hace siglos. Un cuadro de Velázquez de 1618 muestra a una mujer friendo huevos. Muchos siglos antes, Averroes decía en su Kitab al-kulliyat fi l-tibb (Libro de las generalidades de la medicina) que los huevos fritos «cuando se fríen en aceite de oliva son muy buenos, ya que las cosas que se condimentan con aceite son muy nutritivas; pero el aceite debe ser nuevo, con poca acidez y de aceitunas. por lo general es unpocoyouis Blanco Laserna, El enigma Averroes, Tres Cantos (Madrid): Nivola, 2007, pág. 62.

Patata agria:

La patata agria es una de las variedades de patata más demandadas por sus distintas cualidades, es de tamaño mediano-grande, tiene una forma ovalada y alargada, una piel fina, textura lisa y carne amarilla. La alaban como la patata ideal para fritura, lo que no implica que sea la mejor, pero es una patata compacta, tiene buen equilibrio de fécula y agua, pocos azúcares y buen peso, como resultado ofrece patatas fritas crujientes por fuera y tiernas por dentro.