Recetas Lunes, 11 de Diciembre del 2017

  Lo último en el mundo

  • El fuerte temporal que azota Europa deja un muerto en Portugal.
  • El bitcoin debuta en el mercado mundial a 15.000 dólares la unidad
  • Fuerte temporal de nieve en Europa causa perturbaciones en transportes
  • Un incendio descontrolado amenaza condado californiano de Santa Bárbara
  • La OMC se reúne bajo el fuego de EEUU

ir a noticias

Guisantes a la Francesa

Podemos encontrar guisantes durante todo el año, pero cuando los veamos frescos en el mercado, hemos de intentar disfrutar de ellos en nuestra mesa.

Guisantes a la Francesa
Guisantes a la Francesa

Ingredientes:

Dificultad/Fácil

Par 4 personas


700 gr de guisantes frescos y desgranados
50 gr de lechuga francesa
150 gr de cebolletas
Un Buqué de hiervas, (perejil, perifollo y menta)
100 gr de mantequilla
1/2 l de caldo de verduras1/2 c,s. de harina
150ml de vino blanco
25 gr de aceite de oliva
Una pizca de azúcar
Sal


Preparación:

Limpiamos y cortamos las cebolletas en "Brunoise", (cubos de 1 o 2 mm de lado) y las rehogamos con el aceite de oliva y la mantequilla a fuego lento.

Cuando la cebolla este transparente, añadimos la harina y la removemos, continuaremos añadiendo los guisantes, el buqué de hiervas, el vino blanco y el caldo de verduras.

Introducimos los guisantes, el azúcar, la lechuga cortada en "Juliana", (bastones de 6 cm de largo y 1 o 2 mm de ancho) y sazonamos, dejándolo a fuego medio hasta que los guisantes estén tiernos, (unos 5 minutos).

Servimos los guisantes con la salsa

Pisum sativum

Planta herbácea de la familia de las leguminosas, más o menos trepadora, propia de la cuenca mediterránea, aunque muy extendida en todo el mundo. La denominación guisante aplicada a toda la planta es una metonimia, pues este no es más que la semilla. Recibe el nombre vernáculo de arveja, aunque este es un apelativo común que se da a otras plantas del género Vicia que no conviene confundir con los guisantes, especialmente con la arveja silvestre (Vicia cracca) y la arveja común (Vicia sativa), ampliamente cultivada como planta forrajera.
 
Se cultiva para obtener sus pequeñas semillas -los guisantes propiamente dichos- y las tiernas vainas que los envuelven, muy apreciados para el consumo humano. En América también se conoce al guisante por tirabeque o bisalto.
 
La planta posee un sistema vegetativo poco desarrollado aunque con una raíz pivotante que tiende a profundizar bastante. Las hojas están formadas por pares de folíolos terminadas en zarcillos. Las inflorescencias nacen arracimadas en grandes brácteas foliáceas - de hasta 9 por 4cm - que se insertan en las axilas de las hojas. Las semillas (guisantes) se encuentran en vainas de entre 5 a 10 cm de largo que contienen entre 4 y 10 unidades. Existen variedades de hábito determinado, es decir, que crecen como hierbas hasta una altura definida, y otras de hábito indeterminado, que se comportan como enredaderas que no dejan de crecer y requieren medios de soporte o "guías".
 
Como todas las leguminosas, además de ser una buena fuente de proteínas, minerales y fibras es beneficiosa para la tierra, ya que fija el nitrógeno en el suelo debido a bacterias del género Rhizobium que proliferan en los nódulos de las raíces y producen nitratos.


Historia
 
Se han encontrado restos fosilizados de guisantes en yacimientos arqueológicos del Próximo Oriente que datan de hace casi 10.000 años. Las especies cultivables aparecieron relativamente poco después del trigo y la cebada, por lo que se supone que ya se cultivaban hacia el 7800 a. C. En el 2000 a. C. su cultivo se había extendido por Europa y hacia el este a la India, aunque hasta el siglo XVI solo se usaba en grano seco o como forraje. A partir de ese momento, empezó a usarse también el grano limpio.


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información