recetas

Espinacas a la Crema

Una forma diferente de comer las espinacas, aprovechando todas sus proteínas.

Ingredientes:

25 gr de uvas pasas de corinto
20gr de piñones
50g de mantequilla
1c.s. de aceite
1 cebolla
1 cucharadas de harina
200ml de leche
200g de espinaca
100ml de crema de leche
Nuez moscada
Pimienta negra molida
Sal

Espinacas a la Crema

Preparación:

En una cazuela a fuego lento, introducimos el aceite, la mantequilla, la cebolla rallada  y cocinamos durante 10 minutos.
 
Agregamos la harina y cocinamos durante 2 minutos, luego agregamos lentamente la leche caliente revolviendo con unas varillas hasta que se ligue.

Lavamos, escurrimos y cortamos las espinacas en trozos irregulares para introducirlas a la cazuela junto con la crema de leche, las uvas pasas, los piñones, la nuez moscada, la sal y la pimienta.

Cocinamos a fuego lento durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando.

Servimos las espinacas a la crema en plato o en cazuela de barro, acompañadas con rebanadas de pan tostado.

Si hacemos la receta con espinacas congeladas, tendremos que blanquearlas hirviéndolas durante 1 minuto, escurrirlas, apretarlas haciendo una bola y cortarlas. Variando la cantidad a 400gr.

 

Las espinacas


La espinaca (Spinacia oleracea) es una planta anual, de la familia de las amarantáceas, subfamilia quenopodioideáceas, cultivada como verdura por sus hojas comestibles, grandes y de color verde muy oscuro. Su cultivo se realiza durante todo el año y se puede consumir fresca, cocida o frita. En la actualidad es una de las verduras que más habitualmente se encuentra congelada.
 
Es rica en vitaminas A y E, yodo y varios antioxidantes. También contiene bastante ácido oxálico, por lo que se ha de consumir con moderación.
 
Fue cultivada por primera vez en Persia y de ahí deriva su nombre: اسفناج Esfenaj. Los árabes la introdujeron en España hacia el siglo XI y se extendió por toda Europa alrededor del s. XV.


Espinacas con poco hierro


Un mito muy extendido sobre las espinacas es que son muy ricas en hierro. De hecho, se hizo una serie de cómics y dibujos animados, Popeye, para fomentar su consumo. En ella, Popeye consumía una lata de espinacas que le daba una fuerza sobrenatural.
 
El origen de esta equivocación está en un error del científico E. Von Wolf (1870), que multiplicó por 10 la cantidad de hierro al errar en la colocación de una coma. Hoy día se sabe que en general las otras plantas comestibles contienen niveles de hierro similares o incluso superiores a la espinaca, como es el perejil, semillas de sésamo, acelgas, berza, col, y en general la mayoría de verduras de hoja verde oscura.
 
De hecho, el hierro de la espinaca no se absorbe bien porque la espinaca tiene mucho ácido oxálico y éste hace insoluble al hierro.
 
De todos modos, aunque tengan poco hierro (los garbanzos y las lentejas tienen más) y éste se asimile mal, las espinacas siguen siendo un alimento muy aconsejable.
 
Además de todo lo anterior, cabe resaltar que esta planta, aun así es abundante en proteínas y puede también evitar enfermedades como la anemia y otros.

 

Bar Cowboy

(*) Es un bar que se caracteriza por la cocina natural de proximidad, sin colorantes, conservantes, ni aditivos.
Para visitar Bar Cowboy en Barcelona , puedes llegar a través de las líneas de autobuses 39, D40, N6, V23 y 117.

cowboytapas.es