recetas

Lisimaquia

Es una planta vivaz, perenne y rastrera de majestuoso aspecto, originaria del Mediterráneo y América del Norte. Tipo de Planta: Uso ordinario

Lisimaquia
Úsado en: afta, diarrea, escorbuto, hemorragias, reuma.

¿Qué sabemos de esta planta: Lisimaquia?

Lisimaquia » Lysimachia vulgaris L. Lysimachia rummularia L. » Familia: Primuláceas


 

El tallo, erguido, llega a medir hasta un metro de altura, y suele echar raíces en nudos. Las hojas, casi sin rabillo, son grandes, ovaladas u oblongas, dispuestas de tres en tres en cada nudo, aunque pueden estar enfrentadas, formando verticilos de cuatro o cinco hojos. Las flores se agrupan en ramilletes terminales, con corola amarilla y están separados en cinco gajos ovales, con otros tantos estambres frente a ellos. El fruto es una cápsula redondita, larga como el cáliz. Esta planta posee una vellosidad, firme y recta, y en el verano, el tallo termina en una inflorescencia amarilla en panículo piramidal, muy llamativa. Se cría a orillas del agua, en estanques, riberas y charcas, hasta 1.200 metros de altitud. Florece en verano y se recolecta, con las raicillas en la época de floración.

De todas las partes de la lisimaquia se extraen tintes, mientras para mantener el cabello con su color natural, hay que añadir al champú normal una tacita de la infusión de esta planta, un poco cargada.

Partes útiles: Hojas y flores secas.

Componentes activos: Saponina, arginina, hidratos de carbono, que dan galactosa y    arabinosa; también hay primaverasa, tanino, vitamina C y ácido salicílico.

Propiedades: Astringentes, antiescorbúticas, cicatrizantes, pectorales, antirreumáticas, vulnerarias.

Usos: Tés, infusiones (para el cabello), tintes

Otros nombres: Hierba de la moneda.  Catalán:  Lisimàquia.  Vascuence: Odoljairo-belar.  Gallego:  Lisimáquia, erva moedeira.

Recomendado para: Afta, Diarrea, Escorbuto, Hemorragias, Reuma.